miércoles, 19 de diciembre de 2012

Eating after midnight

-Aquí se puede cenar hasta las tres de la mañana, esto es Madrid- dijo B. poniéndose el abrigo.
-Pero es que hoy es martes-le respondí- no es viernes.
Ya no dije nada más, cogí las llaves de casa y salimos en busca de la cena.

Pasaban unos minutos de la medianoche. 
Al llegar a la puerta del VIPS están ya recogiendo las mesas de la terraza. -¿Está todavía la cocina abierta?- preguntamos. Pero la camarera niega con un simple gesto de cabeza y yo pienso para mis adentros, era de esperar.
Si a las doce de la noche cierra el VIPS, también lo hace el McDonalds, el Burguer....o al menos los de mi barrio.
Pero Madrid siempre sorprende, y una vez más me demuestra que la verdadera esencia de la cuidad se encuentra más allá de la Gran Vía y Cibeles. Que reside en algo tan grande y a la vez tan cotidiano como una gasolinera al lado de la boca de metro de Suanzes.
Línea 5, color verde, calle Alcalá, entre San Blas y Canillejas. 
La esencia del "barrionalismo" se consume en forma de pizza cuatro quesos de gasolinera recién hecha, engullida dentro del coche (porque fuera hace un delicioso frío invernal), al lado del Parque Quinta de los Molinos (que sólo he visto de noche, y aun así sé que es precioso).

Cenando pizza recién hecha a la una de la madrugada de un martes, en pantalón de chándal y en mitad de una calle cualquiera de un barrio común.
Ni luces navideñas ni centros comerciales, en Madrid se puede cenar hasta las tres, doy fe.
¡Eating after tuesday midnight!








viernes, 14 de diciembre de 2012

Real VS. Atlético

Mientras se apaga la pantalla del portátil echo una mirada distraída sobre los iconos del escritorio, y como algo reencontrado en el tiempo lo veo ahí: el acceso directo al Blog.
-Hace mucho que no escribo nada- me digo. 
¿Acaso soy ya tan madrileña que no hay ninguna cosa nueva de la ciudad que me llame la atención?
Me paro a pensar unos instantes y la pantalla del pc pasa a la oscuridad más absoluta.
-No es que no haya hecho nada nuevo en los últimos días...- me vuelvo a decir. 
Y mientras me pongo el abrigo repaso mentalmente la última semana: fui a la Catedral de la Almudena el miércoles, vimos las ruinas árabes, casi entramos en las Criptas...
Cierro la puerta de casa y entonces me asalta la inspiración cual villano agazapado en las sombras ¡Eureka!

Nunca os he hablado de la eterna rivalidad futbolística de esta ciudad: Atlético de Madrid VS. Real Madrid.
No es que yo no la conociese hasta que me vine a vivir aquí, nononono, sino que aquí podría decirse que "la he entendido mejor".

Cuando era pequeña recuerdo haber visto en la TV al señor Jesús Gil y Gil, por aquél entonces presidente del Atlético de Madrid, sumergido entre sus lorzas, y a su vez entre muchachas muy risueñas con escuetos bikinis, todo muy 80's. 
Recuerdo haberme dicho, no es que esté gordo, es que éste tío me cae gordo.
Recuerdo haberlo visto también junto a su mujer, en alguna revista, asistiendo a una boda de copetín. ¡Maderofgod! ¡Aquella señora era color naranja! ¿Nadie le advirtió que maquillarse con risketos era una muerte social segura?
Fue inevitable, desde pequeña asocié al Atlético con el señor Gil y señora, con su ordinariez y sus desfalcos millonarios.

Sigo contando ¿Y que pasa con el Real Madrid?
Tampoco simpaticé nunca con el equipo blanco: ya fuese Florentino el presidente o del Bosque el míster. Creo que por el simple hecho de ser "real" ya me daba tirria, y sí, también porque en casa fuimos siempre del Barça.
¡Ni uno ni otro!
Pero entonces me vine a Madrid y...
Sin ánimo de generalizar, me he dado cuenta que los colchoneros son seguidores desde el corazón, y los madridistas desde los títulos y las copas.
Explícome: no es que a los atléticos les guste sufrir (como a veces he oído por ahí, que eso sólo les pasa a los leones del Bilbao) sino que no les importa sufrir o celebrar, porque cualquier sentimiento que les provoque el equipo es bienvenido. Los colchoneros nacen, de padres a hijos, de abuelos a nietos, del orgullo de pelearse cada partido.
No me entendáis mal, también hay generaciones familiares de madridistas, sólo que además de éstos, existen entre sus filas un gran número de "madridistas hechos". 
Los títulos, los millones, las estrellas mediáticas...¿Quién no quisiera sentirse partícipe de ese universo de flashes y cheques?

He pensado tanto en ésto mientras lo iba escribiendo que no sé muy bien cómo cerrar la entrada del blog de hoy. 
Sólo puedo decir que prometo ver el próximo derby rodeada de ambas aficiones, y que prometo sudar la camiseta para aportar conclusiones más dignas sobre todo esto.
Supongo que, aunque me sienta bastante más rojiblanca que real, siempre volveré blaugrana a casa :)





viernes, 5 de octubre de 2012

Estado de sábado

Últimamente vivo en una especie de constante "estado de sábado".
El "estado de sábado" es aquél en el que tienes la sensación de estar todo el tiempo de vacaciones, de que los horarios no importan y que los plazos de entrega pueden modificarse como tú quieras. 
¿Es martes y el miércoles madrugas? ¡Y qué! Te vas a cenar tan ricamente al mejor restaurante chino del mundo mundial (o de Madrid), que se encuentra en el párking de Plaza España
No me preguntéis cómo se llama, porque por no tener, no tiene ni cartel luminoso ni cuarto de baño. 
Cinco mesitas a rebosar y el hecho de tener que mear en los WC del párking son bastante garantía de que si vas allí, es porque la comida es algo impresionante. ¿Qué llevaba ese pollo con verduras? No sé si lo averiguaremos algún día, pero eso era "droja de calidad"!
Ir allí es toda una experiencia digna de Isabel Coixet en Mapa de los sonidos de Tokio. Ni le sobra ni le falta nada. ¿Que no hay dinero para viajar a Oriente? ¡Pues a Pza. España a cenar!
Otro síntoma del "estado de sábado" es el hecho de satisfacer deseos sin realizar desde mucho tiempo atrás. El mío fue ver a Extremoduro en el Festival Envivo (Rivas)
¡Años y años jurándome a mí misma que si el Robe y los suyos volvían a girar iría a verles, fuese cómo fuese! Y así fue, con un frío de cojones y tras haber vivido un chaparrón digno del Diluvio Universal el día anterior, los de Plasencia nos deleitaron (a nada menos que 55.000 personas) con todo su savoir faire.

No diré nada más, sólo cerrar este post con una frase del rutilante Shega: "No estoy cansado. Cinco días sin dormir no son nada, si los cinco han sido sábados" ;)




domingo, 23 de septiembre de 2012

El Parque Europa

Última noche del verano, o casi.
¡Aprovechando hasta el postrer momento la falda corta y las sandalias!

Si este año no se ha podido viajar en vacaciones, no hay que lamentarse por lo no visitado allende las fronteras. En Torrejón se las han ingeniado para no echar de menos lo más típico de un "traveling": las fotos posando al lado de los monumentos.
Torrejón de Ardoz es una localidad cercana a la capital, en la cual se encuentra El Parque Europa.
Por la módica cantidad de 3 euros de párking (hasta las 2.00 de la madrugada en verano) puedes contemplar los monumentos más emblemáticos de Europa sin salir de unos pocos metros cuadrados.
Brisita nocturna, aire puro y la Puerta de Brandemburgo erigiéndose ante nosotros al cruzar el umbral de lo que B y yo decidimos re-bautizar como el "chonipark europeo".
Pero... ¡un momento! Reconozcamos primero los méritos del Parque Europa antes de entrar a machete: 
Si no se ha tenido nunca la suerte de viajar por Europa, es una manera cercana y barata de ver lo más significativo de los monumentos del viejo mundo, y un lugar precioso para dar un paseo nocturno o para un día familiar que mezcle un poco de cultura y actividades infantiles.
Hasta aquí, un 10! 
Pero...¡ay amigos! si sois un poco snobs, o si habéis viajado a algunos de esos lugares, o si simplemente estudiasteis Historia del Arte (creo que a mi me toca un poco de todo eso) no podréis dejar de ver detalles como los siguientes: lo poco cabezón que es el David de Miguel Ángel, lo horriblemente reproducida que está la Fontana di Trevi, o lo enanérrimo que resulta el London Bridge...
¿Es mejor eso que nada? ¡Por supuesto! 
Mi recomendación para redondear la jornada: comer/cenar después un Pizza Hut o un Foster's en un Centro Comercial. ¡Livin' la vida choni!








lunes, 3 de septiembre de 2012

El Jardín Secreto

El otoño ya ha llegado a Madrid, y con él mi primera camisa vaquera de manga larga y tachuelas!
Domingo de libranza y actividades placenteras: paseo, compritas y descubrimiento de nuevos lugares.
Con todo lo que está cayendo (y lo que nos queda todavía por ver), y a pesar de la subida del IVA, yo sigo teniendo fe en mi propia creencia: si me diesen una tarjeta de crédito con cash infinito, sacaba solita a España de la crisis, jejeje. ¡Señor Rajoy, vaya haciendo las maletas!
Y dicha esta gansería, paso a descubriros un par de nuevos sitios del Madrid inexplorado.

Gran Vía arriba y abajo, resulta inevitable que a una le rujan las tripas después de toda la tarde, así que allí estaba B. para resolver aquella necesidad tan primaria.
En la calle San Bernardino, 1 se encuentra el Restaurante Chino Jin Jin
Es uno de esos tugurios encantadores, dónde sabes que la comida china estará rica de verdad porque a sus mesas se sientan en gran mayoría los propios compatriotas.
Pizza china (una especie de crêpe de algas riquísima), fideos de arroz tropocientas delicias (llamarlos tres delicias sería altamente injusto) y pollo tailandés (sólo apto para los paladares a prueba de picante) fueron los platos de nuestra cena.
-Hay que reservarse para el postre-dijo B.- y eso hicimos. 
Sin andar mucho más nos hallábamos frente a El Jardín Secreto (c/San Bernardino, 22).
¿Sabéis esos sitios que te hacen sentir como si te hubieses tragado purpurina y cagado estrellas doradas y relucientes? Pues el Jardín Secreto es, sin duda, el lugar más así de todo lo que llevo visto en Madrid.
Mesitas de colegio, taburetes de madera como los de la casita de Blancanieves y los 7 enanitos, cortinas de astros plateados, cuentos en las paredes y hasta un árbol con caracolas de luz anaranjada como frutos colgantes. ¡Queridos Piterpanes, el País de Nunca Jamás es éste lugar!
Tan trabajada decoración está en consonancia a una carta igualmente cuqui: tartas de chocolate de infarto, infusiones de frutos exóticos, copas de cava...
Ningún detalle dejado al azar para este establecimiento que es, cuánto menos, el lugar ideal para una primera cita si la pareja en cuestión es un poco bastante cursi. 
Terminaré la entrada de hoy con una frase digna del musical El Rey León: "Un auténtico deleite visual" :)








domingo, 19 de agosto de 2012

Yo nunca...

"Yo nunca he...": así se encabeza el juego. 
Si has hecho lo que fuere que propone la frase, te toca beber, it's a game. Sino, pasas.

Si anoche hubiese jugado al Yo Nunca, la habría pasado a base de agua mineral, porque casi todo fueron novedades en una de las noches más originales que me ha regalado Madrid hasta la fecha.
Salíamos del trabajo L. y yo dispuestas a lo que la noche pudiese ofrecer, y con la incipiente promesa de que si recalábamos en La Negra Tomasa me sentaría a que me echasen las cartas.
La Negra Tomasa es un local cubano que se encuentra en la c/Cádiz 9, al lado de Sol, dónde se puede comer, beber y escuchar la mismita esencia del Caribe.
Pero Tomasa no sólo es el nombre del local, sino también el de la vidente que echa allí las cartas.
Vestida de blanco de la cabeza a los pies, con sus largas uñas esmaltadas en rosa, sus abalorios y su mesita con mantel de encaje rodeada de pequeñas imágenes de la Virgen.
Allí estábamos, sentadas frente a frente la Negra y yo, mientras ella daba la vuelta sobre la mesa a los naipes de una descolorida baraja española. 
Aclararé una cosa antes de seguir con el relato: tratándose de cosas esotéricas soy una persona bastante escéptica. Fue por ello que escuché y callé sin preguntarle por ningún asunto en concreto (al principio).
Las predicciones que me hizo las guardo para mí, pero si queréis saber si acertó, diré que mayoritariamente sí. Alucinante.
El tiempo se encargará de aclarar qué hay de cierto y qué se quedará en agua de borrajas.
Pero prosigo, la noche acababa de empezar.
El puerta de La Negra, conocido de L., nos acompañó y subió by the face a la superterraza del Hotel ME Madrid, antiguo Hotel Reina Victoria (Pza. Santa Ana). ¡Vaya edificio más bonito!
¡Qué importantes nos sentíamos pasando por delante de la cola! ¡cómo si perteneciéramos al Star System! Vista preciosa de la Plaza, luces de colores y mucho pijerío es lo que puede encontrarse allí. Para una vez es bastante.
Entonces fue cuando nuestros cuerpecitos empezaron a acumular los chupitos gratis que ofrecían los RRPP de los locales de Huertas: mojito, baileys, licor de manzana, licor de mora, piña colada...
Que si vamos al Commo, que si al Monna, que si al Sol y Sombra...hasta que recalamos en el ¿?¿?¿ (no nos preguntéis el nombre del garito, porque ni L. ni yo lo recordamos).
Se llamase como fuese, es lo de menos: lugar insulso de música insulsa...pero ¡Oh,surprise! La gente maja recala a veces en garitos así, y los más majos terminamos haciendo chupipandi.
A las 7 comenzaba a asomar el Lorenzo y yo entraba por la puerta de casa.
Madrid lo ha logrado otra vez.
¡Vivan las Girly Nights!














jueves, 16 de agosto de 2012

El Templo de Debod

Se acabaron las vacaciones y la estación del AVE vuelve a ser ese lugar dónde el tiempo se desdibuja.
Nevera vacía, lavadora llena...volver del descanso estival el día de la Virgen de La Paloma augura comercios cerrados y día de relax.
El Paseo Pintor Rosales es el lugar perfecto para un día cómo este. 
Zona ajardinada para pasear, teleférico para contemplar a vista de pájaro la ciudad de Madrid y el Templo de Debod como una puerta mágica hacia el Egipto ptolemaico.
El Templo de Debod es un edificio del siglo II a.C. que mandó erigir el rey Meroe Adjalamani, y que a través de la UNESCO llegó a Madrid en 1968. Con una capilla dedicada a los dioses Amón e Isis, la construcción egipcia es una de las pocas muestras de sus características que puede verse en España.
En Madrid se dice que el mejor atardecer de la ciudad es el que puede verse desde aquí. Y aunque yo no diría tanto (he visto un par de atardecer más bonitos), cierto es que el lugar bien merece una visita, unas cañas en alguna de las terrazas cercanas, y una cenita a posteriori en La Creperie.
Haciendo placentera la vuelta a la rutina.





domingo, 29 de julio de 2012

Pecadores

En esta "fainal cauntdaun" antes de las vacaciones (y del inventario) resultaba imperioso salir a darlo todo.
S. me esperaba en Gran Vía publicando ya un nuevo estado en el Facebook...y digo yo, que si empezamos así, es que la noche promete.
Fuencarral arriba nos metimos en La Sureña, franquicia de relativamente nueva creación, dónde los cubos con 5 quintos (aquí les llaman botellines) cuestan 3 euros. Creo que no hace falta que diga que los cubos se vacían rapidísimo, jejeje.
Pasaba de la una de la mañana cuando empezamos a callejear por Chueca, y los RRPP no paraban de hacer su trabajo: "chicos, al Long Play? entrada gratis hasta las dos". Entonces yo miro a S. y le pregunto "¿nos apetece Long Play?" a lo que él me responde negando con la cabeza: "nanai, que es un antro".
Un instante después llega la segunda oferta: "chicos, al PK2? Dos copas 15 euros...
El PK2 era nuestra gran cuenta pendiente y el relaciones públicas era un chulazo rubio muy agradable de ver, así que no tardamos ni un minuto en hallar consenso: andando!
Por el camino nos íbamos entreteniendo con sanas diversiones cómo jugar al 1, 2, 3: por 20 céntimos de euro, profesiones que quitan la libido. Un, dos, tres, responda otra vez...
Cola para entrar en el PK2 y mucho rabo dentro (perdón por la expresión). ¡Aquello era un auténtico campo de nabos! ¿qué puede esperarse de una discoteca gay? pues justo eso!
Otro chulazo (ésta vez moreno y vestido con un escueto bañador) nos dio una piruleta al entrar, y entre eso, y ver que no había cola en el baño de chicas, mi veredicto estuvo hecho: la discoteca bien valía los 15 euros que acabábamos de pagar.
Aunque el Dj no era especialmente hábil, pinchó todos los temazos imprescindibles: que si Rihanna, que si Pitbull, que si el Danza Kuduro, que si la canción ganadora de Eurovisión...un no parar!
Lo que ocurrió a partir de ahí ya no es cosa que deba publicarse, cada uno que haga sus cábalas. 
Dejo a S. la última palabra ;)





jueves, 26 de julio de 2012

De guiri en la ciudad

Adivina adivinanza: ¿Qué clase de persona te encuentras andando Alcalá hacia Cibeles, en el mes de julio, a las 16.00hrs, bajo un sol de justicia?
La respuesta es muy fácil: ¡un guiri!
Ya que ésta semana ha sido un ir y venir de visitas, dedico la entrada de hoy a mis queridos "guiris autóctonos". Familiares y amigos que se pasan por Madrid y te alegran, y te hacen sentir un poco más madrileña de lo que creías cuando les enseñas "tu ciudad".
Si la crisis sólo aprieta "suavemente" (y uno no puede permitirse viajar al extranjero), hacer de extranjero dentro de la Península es una muy buena opción para el período vacacional.
Así que ahí va mi planning de visitas típicas y tópicas para una escapada fugaz a la capital:
-Visitar algún Museo. Imprescindible si te gusta el Arte, o si simplemente quieres quedar de "cultureta" con tus amistades al volver. Hay mil alternativas, elegir una corriente artística que satisfaga nuestro gusto será relativamente sencillo.
-Subirse a ver las vistas desde el antiguo Palacio de Comunicaciones, hoy sede del Ayuntamiento de Madrid. El edficio, recién restaurado, es una joyita arquitectónica con vistas a Cibeles, AlcaláColón y más allá. Puede subirse al mirador gratuitamente y además cuenta en su interior con sala de descanso con wifi (los pies cansados lo agradecen mucho!).
-Comer un bocadillo de calamares en la Pza. Mayor o en el Brillante, y si hay que merendar, que sean unas tortitas con nata y sirope en Vips (les pirran las tortitas a los madrileños, qué cosas...)
-Ir a alguna manifestación, marcha, concentración...todas pasan o empiezan en Cibeles o Neptuno. Desde la celebración de la Eurocopa a manos de "la Roja", hasta una caminata de órdago llegada desde el norte con mineros incluidos.
-Terminar el día bebiéndose un copazo en una terracita o local con aire acondicionado por la calle Gravina (aunque odie el Gintonic tengo que admitir que está muy de moda), y después levantarse de la silla sin saber ni qué ni cómo.

Por mi parte espero con ansia unos días de playa y relax: en breve seré yo quien esté por Valencia haciendo de guiri! Quién lo diría!



lunes, 23 de julio de 2012

Cuando Hopper abre una ventana...

Suele decirse que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.
Hoy me atrevo a acuñar el inicio de la frase de un modo distinto: cuando Hopper abre una ventana...(dejo que la terminéis vosotros/as).
Edward Hopper (1882-1967) fue uno de los pintores norteamericanos que definió, bajo mi punto de vista, el Arte Norteamericano. Y es que cuando ves Hopper, no sólo ves Nueva York, Cape Cod, Carolina del Sur...sino que sabes que estás saboreando la esencia yankee.
El Museo Thyssen-Bornemisza alberga hasta el 16 de septiembre una recopilación fantástica de las obras de este artista, quién mostró como nadie la sensación de soledad.
Ciertamente no se me ocurre otra estación del año mejor que el verano para hacer una exposición así: porque si cuando vas a ver Hopper encima es invierno y escuchas música pop, resulta inevitable que te invada cierto sentimiento suicida. No exagero.
Hopper me crea preguntas tales cómo ¿qué clase de pintor obsesionado con "las vistas" no era capaz de distinguir el día de la noche, el amanecer del atardecer? Pues sus lienzos se bañan en una luz tan extraña que una no sabe a ciencia cierta en qué hora se desarrolló la instantánea.
Miradas perdidas en el infinito, parejas incomunicadas a pesar de su proximidad, paisajes sin personas y personas que no importan más en la composición que una silla  o una cama...
Hopper pide ser visto como cualquier grande que supo decir algo más, con los ojos ávidos y el corazón lanzado a darse un vuelco.





sábado, 21 de julio de 2012

Otra primera vez

Hace escasos días me encontraba comiendo en el Vips de Pza.España con A., celebrando su casi-reciente paternidad (son ya dos meses que la pequeña Naiara está en el mundo). 
Me decía lo increíble que es todo lo que le pasa con la peque: son todo primeras veces.
Y es que la mayoría de nosotros solemos ir buscando siempre primeras veces, esa experiencia nueva, ese hecho prístino, esa sensación inexplorada.
Las primeras veces te encuentran también: darte cuenta por primera vez que echas de menos a alguien, que algo que habías repudiado hacer, una vez hecho resulta que te encanta...o que te pongan una navaja en el costado y te hagan darles todo el dinero de la caja.
A esta primera vez me vengo a referir hoy: ser víctima de un robo con arma e intimidación. El jueves fue mi primera vez (y la última, espero).
Son situaciones que te descubren: cómo es la realidad de la vida, cómo eres tú y cuál es tu modo de reaccionar en circunstancias adversas.
No hubo herida, no hubo más mella que una caja registradora de un comercio vacía. Pero sí hubo una sensación nueva que atesoraré para siempre: el miedo, la incertidumbre, el intentar observar y retener cada detalle, el hecho de pensar ¿qué hago? ¿salgo, grito, corro, intento ser un héroe? y la posterior relativa calma.
Que lo vivido nos deje seguir viviendo...y añadiendo primeras veces.





sábado, 2 de junio de 2012

Visiones sesgadas y luces apabullantes

La Fundación Mapfre me ha devuelto la fe. Mejor dicho, ha creado en mí una fe nueva.
Ernst Ludwig Kirchner (1880-1938) llegó a Madrid la semana pasada en una impresionante retrospectiva.
Su pintura nunca había despertado en mí gran interés, y debo echar toda la culpa a esos temarios sesgados de las Facultades, a esos profesores desmotivados y a la subjetividad del Arte en general.
El montaje de la exposición en la Mapfre, es un trabajo espectacularmente bien hecho!
Entre los muros de la exhibición, Kirchner transmite tanto color y tanta luz que se me hace un nudo en el estómago al contemplar algo semejante. -¿Pero Kirchner era ésto?- Le dije perpleja a N. -A mí no me lo habían enseñado así!-
Así que ojito con los manuales de Arte, con cualquier doctrina que os cuenten sobre tal o cual corriente u artista. Vedlo por vosotros mismos/as, siempre que podáis.
Kirchner desprende Matisse, Van Gohg, Klimt, Mingote....¡Kirchner es energía! 
Las 153 piezas de la exhibición (pinturas, esculturas, papel y fotografías) desvelan a un alma atormentada y un genio sin parangón, para el que en su momento el régimen nazi tuvo el adjetivo de "degenerado".
Id, id, id! Hasta el 2 de septiembre estará en la capital. 
Yo pienso repetir tantas veces como sea necesario.




viernes, 1 de junio de 2012

En un día como hoy, un poco de todo

La primavera llegó a Madrid durante un par de días, luego vino el granizo y el frío, y después llegaron los 30ºC a las diez de la noche. Aquí esto es lo normal: si preguntáis a algún madrileño os dirá que esa es la primavera de esta ciudad.
Ahora reina el calor, y apenas empezado junio, los shorts y las gafas de sol son los reyes y las reinas del streetstyle de la capital.
Y hasta aquí mi reseña meteorológica :)

Acabo de terminar un libro que se debe haber leído ya casi toda la población española "Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven". Si alguno de vosotros pertenece al reducido grupo de quiénes aun no lo han devorado, recomendado queda desde aquí.
El libro de Albert Espinosa resulta una fuente inagotable de ese tipo de "verdades" que sólo estamos dispuestos a asimilar cuando nos llega el momento propicio. 
Voy a desgranar un par de ellas. La primera es ésta: "Al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver"  http://www.youtube.com/watch?v=2QgAxvNiiEY
La frase viene de una canción con letra de Joaquín Sabina que se encarga de poner en escena Ana Belén.

Y no es por nada eso de no regresar, sino porque en el recuerdo, el lugar en cuestión se ha convertido en eso, en recuerdo, y nunca podrá ser igual aunque tus pies lo pisen de nuevo.
Madrid es cambio.
Tan pronto te encuentras tomando un cóctel en el José Alfredo (c/Silva, 22) y hablando con el puerta sobre las profecías de Nostradamus, cómo instantes después te sumerges en una montaña rusa de música rock en el Honky Tonk
La entrada de hoy es un poco como un bol de cerezas: quieres sacar sólo una pero los rabitos de las demás cerezas se van enganchando, hasta que terminas con un puñado de ellas en la mano.
Termino pues con la segunda verdad (de las muchas que hay) en el libro: "Has de batallar con tu propio organismo, hacerle entender que todo ésto es bueno para él. El cuerpo es nuestro mayor enemigo y a la vez nuestro mejor aliado. Se queja con el esfuerzo, pero el dolor tan sólo se mantiene unos 4 o 5 segundos."








lunes, 28 de mayo de 2012

A la pradera

Mucho tiempo sin escribir y ningún dolor en el corazón por ello. Lo confieso: i got lost.
Me regalaron un móvil moderno "de esos" y mi lenguaje pasó a ser visual. Pero hago enmienda y desde hoy intentaré reconciliar las dos vertientes.

El madrileñismo se expresa en el día a día a través de muchos síntomas, pero hay un par de ocasiones al año dónde se manifiesta de modo multitudinario. Una de ellas es, sin discusión, San Isidro.
Festividad del 15 de mayo, San Isidro Labrador: hace solete y la gente se lanza al modo "invadamos las calles". 
Por no mentir, diré que en la Pradera de San Isidro (metro Marqués de Vadillo), parecía que el holocausto zombie se había desatado. Hordas de madrileños intentába(mos) salir o entrar de la estación de metro bajo las expresivas indicaciones de los empleados del susodicho suburbano. Señores, ¡cómo ganado nos llevaban!
Una vez salimos al exterior, B. y yo, usamos ese método infalible para encontrar el lugar al que vas: escuchar.
"A la Pradera es para arriba"-se oyó- pues arriba que vamos!
Pachangueo sonando en los bares con las puertas abiertas, los supermercados chinos a rebosar de gente, las estanterías de las bebidas alcohólicas casi vacías...¿qué era aquello?.
Cuando llegamos a la Pradera de San Isidro, ayyy...si yo hubiese sido el Santo, me hubiese echado a llorar: puestos de chorizos parrilleros, ropa de mercadillo, coches de choque, rosquillas de mil colores y nada, pero NADA es NADA, de césped! ¡Los chulapos habían arrasado con la vegetación!
Siendo justa, no es que el paisaje de Madrid sea muy verde, pero aquello era un auténtico secarral sembrado de domingueros castizos.
Nos comimos una torta dulce a medias y decidimos salir de allí dando un paseo, cruzando el Puente de Toledo, muy bonito :)
Pero todo no podía ser sufrir y para resarcirnos estaban Las Vistillas! Concierto y ambientazo castizo del bueno con señoras cincuentonas vestidas de chulapas cantando chotis. Estaba igualmente a rebosar de personal, pero con la Almudena de fondo y la noche encima, no puedo sino confirmar que el próximo 15 de mayo sólo pisaré Las Vistillas.


lunes, 12 de marzo de 2012

Del vodka a la absenta

San Petersburgo en Madrid a través del Hermitage. 
¿Pero qué hago todavía buscando un domingo libre para ir? Tic tac, tic tac...que ésto se acaba ya!
Solazo de impresión, horario laboral de lujo y las fechas justas para ver una exposición que prometía ser el resarcimiento de mi no-viaje a las tierras soviéticas (una triste historia con la cual no quisiera compungiros).
Así que me calzo las gafas de sol y me paseo Recoletos enterito hasta llegar al Museo del Prado
Pero...Wait a minute! 
Hagamos un inciso necesario: ¿habéis visto el edificio del Cuartel General de la Armada? (c/Montalbán)
Si la respuesta es NO, dejad de leer esto si es preciso y marchaos a verlo YA!

Prosigo, L'Hermitage en el Museo del Prado es una exhibición/resumen de lo cuantísimo que podríais ver si viajaseis a San Petersburgo. Pero como no vais a ir, os conformáis con verlo escuetamente en Madrid. 
La Historiadora del Arte que hay en mí no la recomienda especialmente. ¡Oh, sacrilegio! Pues sí, eso he dicho. 
Salvo un cuadro de Friedrich, las exquisitísimas piezas de orfebrería de Eurasia y algo más, la colección permanente del Prado no tiene nada que envidiarle. 
Un carboncillo de Von Stuck (El beso de la esfinge), me hizo recordar la actual exhibición que la Fundación Mapfre muestra sobre Odilon Redon, recientita recientita desde el Musée d'Orsay!
Así que como sólo tenía que subir Recoletos otra vez, me permití entrar en la creatividad onírica del pintor francés, padre de los navis, y hacedor de múltiples láminas a carboncillo con cabezas cortadas y ojos expectantes.
Pedir más sería avaricia. A casa a descansar.




domingo, 11 de marzo de 2012

Dándome un capricho

Al final de la línea 5 del metro existe un lugar de ensueño.
Allá donde se erigió un templete al dios Baco, donde un ermitaño guiaba a los paseantes perdidos y donde, a su vez, una vieja bruja espera a que no hayas entendido bien las directrices.
Todos estos lugares y alguno más se encuentran dentro del Parque del Capricho.
Los Duques de Osuna fueron quienes adquirieron el terreno en el s.XVIII, siendo la propia duquesa la impulsora de este paraíso artístico-natural.
Consta de diversas edificaciones de carácter efímero (los Caprichos) tan distintas como encantadoras: un Laberinto formado por arbustos de laurel, el Casino de Baile, la Casa de la Vieja...
Aunque sólo abre los fines de semana, no hay excusa para no visitar este lugar encantado. 
Tumbarse en el césped a leer, escuchar el sonido del agua, de los pájaros entre la hojarasca, dar un paseo...
Abrid la puerta al Capricho, aquí dentro nada malo puede sucederos. 
Bueno, solamente una cosilla: que se os cague un pajarito encima, jejeje. 
Beware!






http://www.esmadrid.com/es/portal.do?TR=C&IDR=877

jueves, 8 de marzo de 2012

La esquina dorada

A veces, la rutina y el horario extraordinario te llevan a semanas de existencia a lo walking dead: trabajo-compra-lavadora-casa-trabajo.
Pero iré al grano, porque últimamente en mi vida está muy in vogue eso de "si bueno y breve..."
Tomaos tres horas de una tarde cualquiera para vosotros.
Elegid una compañía grata, y saboread un café o lo que queráis en el Starbucks que da a Alcalá, justo en la esquina con la c/Virgen de los Peligros (el nombrecito es perfecto!).
Sentaos un par de sillones que den a los grandes ventanales y...y ya está! No hay que hacer nada más. Que pase el tiempo. Bebed el café, hablad de lo que sea, relajaos, reíros un rato, cambiad tropocientas veces de postura...todo vale.
La tarde irá pasando y la luz irá cambiando, y se obrará la magia. La magia llega sola, a poquitos o de repente. Miras por la ventana y allí está: el Teatro Alcázar iluminado, el Madrid vivo transitando por la calle en esas horas rojizas. 
Me gusta.



domingo, 26 de febrero de 2012

Jo, qué noche!

"¡Jo, qué noche!" es el título en castellano de la original película "After Hours" de Martin Scorsese, y que hoy me sirve para resumir felizmente lo que dio de sí la nocturnidad del sábado.
Desde que vivo en Madrid (y antes de venir aquí) me he reafirmado en la siguiente teoría: las mejores noches son aquellas de las que no esperas nada.
Un conocido de N.se marchaba a México a trabajar, y en modo semi-despedida se organizó un pequeño encuentro en La Paca (c/Valverde). Pintoresco café donde los haya, con muebles vintage y una camarera igualita a Rihanna en el videoclip con Maroon 5 "If i never see your face again".
Pues allí estábamos, con nuestros respectivos vinos y ron/sprite en mano, cuando aparecieron los Million Dollar Mercedes Band: cuatro músicos fantásticos, de pintas bohemias a mansalva, que nos deleitaron con una versión trompetera de La Lambada. 
Que si esto, que si aquello, y que si otro grupete de gente nos esperaba en el RRR Club (c/Barquillo). Pero cuando llegamos N. y yo...¡qué cola había! Antes preferimos entrar a cualquier otro sito cercano que esperarse en la puerta viendo morir la noche!
Así que sin intención y con total desconocimiento, nos metimos en el Supersonic (c/Campoamor, 3). Britpop y rock anglosajón para deleitar a los amantes del género, aunque mucho chiquillo dentro con cara de haber naufragado allí sólo porque no cobraban entrada. 
Y sucedió lo que sucede siempre: la disgregación del grupo. Unos a casita, otros que madrugan para trabajar al día siguiente...Afortunadas nosotras, que ni una cosa ni la otra, y que con todas las ganas del mundo mundial nos volvimos a aventurar hacia la entrada del RRR. ¡Y esta vez hubo suerte! La cola era la misma, pero nos pasó el típico amigo de un amigo, jejeje. Local amplio aunque lleno hasta la bandera. De una media de edad treintañera y una música fácilmente escuchable y bailable. Me gustó. 
Y cuando todo parecía calma y sosiego y ron con sprite...otra vez a innovar, otros amigos de amigos tenían lista en Charada!
¿Iba a perderme yo eso? Nanai! Que llevaba oyendo hablar del Charada un año largo, y mis pies aun no lo habían pisado. Dos plantas de música tecno-house y mucho famoseo y estupendeo. Entre los conocidos de la gran pantalla que se encontraban allí: Adrián Lastra o Alberto Ammann.
Ufff, se dio todo! Tanto tanto, que asomaba ya el lucero diurno cuando entraba por la puerta de casa. 
"Y es lo que yo te digo, los amigos de mis amigas, son mis amigos"









domingo, 19 de febrero de 2012

Cosas que sólo ves en Gran Vía

Me gustan los deportes de riesgo. 
¿Puenting? ¿Rafting? ¿Tirolina? No, no...
Me gustan los deportes de riesgo urbanos: bajar la basura con las zapatillas rosa de andar por casa, salir a la compra medio en pijama, cruzar Alcalá o Goya con los semáforos en rojo, y el más arriesgado de todos, el que se lleva la medalla de oro: quedar en Gran Vía justo en la esquina del McDonalds.
Y es que la esquina de la c/Montera con la Gran Vía es ese lugar dónde la profesión más antigua del mundo mundial se ejerce con total normalidad. Así que quedar allí y que tu "partenaire" llegue tarde es jugar a la lotería de que alguien te pregunte cuánto cobras. ¡Ojito con lo que os vestís y dónde os apoyáis!
A eso hemos jugado un poco S. y yo esta tarde, pero como ambos somos tan puntuales, ninguno ha captado clientela, ¡cachis!
Lo dicho, habíamos quedado en Gran Vía para resolver un asunto de vital importancia: encontrar unos calcetines color tabaco para los nuevos zapatos bicolor de S. (y un eyeliner marrón para mí), jeje.
H&M prometía ser el templo de nuestros hallazgos, aunque de camino pasaban cosas aún mejores: ver a un chico comiendo un bol de arroz con tomate por la calle. ¡Ojo! que es digno de mención porque el bol era de cerámica y se lo comía con tenedor! cómo si estuviese en el salón de su casa...
En Madrid descubriréis que vivir aquí os hace perder la vergüenza a pasos agigantados: ponte lo que quieras, haz lo que quieras, nadie se fija, y todo termina pareciéndote "normal". 
Vestida de azafata azul Pan-Am que iba yo, y haciendo la coña con S. de "Queridos viajeros, welcome on board flight number 5432, destinaton H&M"...y casi me para un taxi pensando que le había hecho señas! Pero no, estaba indicándole a S. las salidas de emergencia del avión inexistente...aixx...
Así que cuidado, porque en esta ciudad se corre el riesgo de terminar sacando tu verdadero yo, o comiendo arroz con tomate por la calle, o cantando "Alice in Wonderland" en el metro (pero eso es ya otra historia).







jueves, 16 de febrero de 2012

De running y de paseo

Sí, sí, en Nuevos Ministerios hay un Decathlon. Justo en la Castellana.
Cualquiera que sea de Madrid... o seguidor del blog a éstas alturas, jeje, interpretaría por la frase anterior que el Decathlon del que se habla (tienda de deportes archiconocida), es cuánto menos una gran superficie a pie de calle. ¡En Castellana no hay nada pequeño! 
Pero sí, sí lo hay...el Decathlon
Iba yo con la ilusión de comprarme unas deportivas para empezar a correr, o algo parecido, una vez comenzasen a subir un poco las temperaturas en la capital, porque me habían dicho de muy buena tinta que en Decathlon hay de todo para el deporte y a precios muy buenos ( y NO, no hago propaganda).
Así que A. y yo fuimos en busca de la panacea deportiva, ya que él tenía que mirar también algo para sus sesiones futboleras.
El Decathlon de Castellana hace esquina... y eso es todo lo que hace, porque a no ser que entréis buscando equipamiento para jugar a golf, perdéis el tiempo. ¡Qué cosa tan enana! en 5 minutos ya lo habíamos visto entero.
Os hago un resumen del espacio para que no os perdáis por allí: suéter de golf, palo de golf, simulador de golf, un par de zapatillas, tres raquetas de pádel, botellitas de gatorade/chocolatinas,  y caja. 
Y digo yo: ¡poned el gatorade y las chocolatinas a mitad de trayecto, coño, que así el público repone fuerzas para poder completar el recorrido por la tienda sin desfallecer! (ironía valenciana).
A. y yo teníamos toda la tarde por delante y el nuevo Edificio Windsor enfrente! Así que nos dedicamos a cotillear cómo era el nuevo Corte Inglés, donde se autodenominan tienda insignia: el único que alberga en su interior marcas de lujo como Prada, Dior, Loewe...
¿Qué si es para tanto? Pues no...cada firma tiene una especie de cubículo propio, que decora a su antojo para crear en el consumidor la "experiencia de marca" de estar dentro de la tienda real y no en un Corte Inglés. Pero sólo es eso...es pura ilusión. Idos a la tienda de Prada de la c/Serrano ¡ahí si se le caen a una las bragas de verdad!
Así que seguimos paseando calle arriba hasta topar con la joyita del día: en la c/Raimundo Fernández Villaverde, se levanta imponente el Hospital de Maudes o antiguo Hospital de Jornaleros. ¡Qué edificio  tan estupendo! El conjunto de edificios que lo componen, diseñado como hospital de asistencia gratuita a los jornaleros, fue comenzado en 1908 y terminado en 1916 por los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi.  De piedra caliza, entre los sillares se descubren fragmentos cerámicos elaborados por Daniel Zuloaga.  Muy muy recomendable la visita a este edificio en forma de aspa, de inspiración en la Secession vienesa!
Después de tan fantástico descubrimiento, una merienda calentita con infusión y tarta de manzana, y una buena charla. No puedo pedir más, de 10!



domingo, 12 de febrero de 2012

De mercadillo sanvalentinero y otras cosas

Este fin de semana se celebraba el Especial San Valentín del Cheap & Chic Market, situado en la c/Los Narcisos 14, dentro del Centro Cultural Santiago Pérez.
Y aunque ha hecho un frío bastante respetable (2ºC a las 16'30hrs), motivos para ir sobraban! Me pillaba cerca de casa y sobretodo... veía a B., compañera de promoción e historiadora chic, creadora a su vez de una línea propia de joyas preciosas y muy originales!
La cosa está en que siempre que salgo de casa, salgo en la misma dirección, y había una parte de "mi barrio" que aun no había paseado: dónde las casitas son residenciales de 2 plantas, y casi todas suelen llamarse "Villanoseqé". Por cierto, llamar "Villanoseqé" a tu casa/chalet es algo que se repite a lo largo y ancho de la geografía española, tanto en campo como en ciudad ¿os habíais parado a pensar en ello?
Bueno, a lo que iba...resulta que me he perdido en mi propio barrio, jeje. 
Afortunadamente el Cheap & Chic Market no quedaba tan lejos como para que la pérdida fuese irremediable, y dando vueltas entre esas casitas y sus respectivas calles con nombres florales, he descubierto un par de lugares que me han llamado la atención, y que cual bloggera standard, he fotografiado para compartir con vosotros/as.
Las dos primeras fotos son de un par de viviendas/negocio y la tercera, directamente llegada desde los 80's....es el dibujo de la puerta del baño de mujeres del Centro Cultural Santiago Pérez! B. ha sido quien me ha descubierto esta retro-maravilla, digna de ser fotografiada. Gracias!











martes, 7 de febrero de 2012

Peligro, alto voltaje!

Queridines/as, está haciendo un frío de cojones en Madrid estos días, así que nada de darse una vuelta después del trabajo.
Si he descubierto sitios maravillosos estos días, son los derivados de los viajes astrales de la medicación anti-constipado que me estoy tomando, jeje. 
Al metro y a casa a hacer la compra, y a ponerse después el pijama de franela.
Pero la entrada del blog de hoy no va ni de mis mocos, ni de las gélidas temperaturas, va sobre un hombre. Y aunque no me haya simpatizado hasta el momento, a día de hoy puedo decir sin dudar: él es el hombre!
Salía del metro y subía las escaleras mecánicas a paso ligero (para sentirme deportivamente realizada) con la música en mis orejas y la cabeza nosedonde, cuando de repente...o mejor dicho, cuando de golpe y porrazo..(casi textualmente)...allí estaba! David Beckham en calzones! Ay, omá! casi me como la barra de salida!
Patidifusa y obnubilada me quedo! 
Ya, ya sé...no es la primera vez que Beckham posa en ropa interior, pero para mí, así de sopetón al salir del metro, tan cerca y eso...aixx...para mí ha sido la primera vez *guiño, guiño*
A quienes no entendáis la sensación, y en vuestra estación de metro no se encuentre el anuncio de ese cacho de carne inglesa, os dejo un link y una foto. Sé que me daréis la razón. 
In Becks we trust!



http://www.youtube.com/watch?v=HD5tnb2RBYg

jueves, 26 de enero de 2012

Street style

Otra vez día libre, y otra vez esa manía mía de llenar cada minuto para que parezca que eso de "descansar en tu día libre" es algo que no me gusta hacer.
Mediodía con la gran B., recién llegada de Udine y dispuesta a darlo todo en una comida de chicas + momento de compras de lencería. 
Aprovechando que B. hacía como que estudiaba por la mañana (jeje), el lugar elegido para nuestro homenaje a "Sexo en NY a la madrileña" fue el Centro Comercial La Vaguada.
Casi llegando al final de la línea 9 de metro, parada Barrio del Pilar, se encuentra este centro comercial de 3 plantas y pésima distribución. Lo único que guarda lógica dentro en sus instalaciones, es que la última planta es la destinada a los restaurantes. El resto, ingeniároslas como podáis, porque no encontrareis nada!
A mitad tarde, los apuntes reclamaban a B. desde la biblioteca (los había dejado solos allí demasiadas horas, los pobres) y a mi me esperaba la I Jornada sobre Moda y Street Style organizada por el EOI.
Detallo el programa para no tener que extenderme en cada una de las ponencias:

18:00 Apertura e Introducción; presentación de los ponentes.
18:05 La experiencia de Chicisimo: Gabriel Aldámiz 
18:35 Experiencia de Pepe Jeans en el mundo online: Daniel Santiago
18:50 La moda y el street style: Belén Canalejo(B a la Moda)
19:05 Bloggers y lujo: Laura Martín Sanjuán 
19:20 Exclusividad: una Experiencia mediática. Helena López Casares 
19:35 La experiencia del lujo: Maria Eugenia Girón

Sólo me limitaré a decir, que a veces creo seriamente que muchas de las niñas monas/egobloggers parecen invertir más tiempo en el cómo asistir a un evento así, que en siquiera enterarse realmente de qué va un evento así. A pesar de que digo esto, Belén Canalejo (blogger y ponente) me resultó un encanto de chica y un ejemplo en muchos aspectos!
La ronda de ruegos y preguntas se me hacía tan cuesta arriba, que mi mocosa nariz y mi febril cabecita se marcharon a casa antes del cóctel final ¿Qué piscolabis darían?
Sea como fuere, pastillas de dos en dos y una buena ración de vitamina C para finalizar este día libre que se me termina en breve.
Buenas noches!


lunes, 23 de enero de 2012

Flora y fauna

Después de una noche de excesos, una se levanta con ese extraño aunque implacable pensamiento de compensación: compensar a tu propio cuerpo el desmelene de anoche con una actividad sana, al aire libre y a la luz del sol.
A día de hoy, ir al Rastro sigue siendo un imposible para mí (¿madrugar un domingo?jisjisjis), así que la elección era sencilla: día de flora y fauna.
La Casa de Campo de Madrid, era conocida por mí antes de venir a esta ciudad como el lugar que sale en los telediarios, y dónde siempre se habla de las prostitutas que circulan por allí.
Si las hay o no, yo no las vi (nada que ver con la c/Montera).
La Casa de Campo es un terreno extensísimo de vegetación al que se puede llegar fácilmente con las líneas 5 y 10 de metro. Con calzada para peatones y bicicletas, tiene superficie de sobra para patinar, jugar al fútbol, correr, pasear, hacer picnic y cualquier otra actividad al aire libre que se quiera (sí, he dicho cualquiera). Teniendo en cuenta que el zoológico está al lado, es el lugar perfecto para el dominguerismo familiar y/o en pareja.
Musgo en los troncos de los sauces, el parpar de los patos, el canturreo de los pájaros y el sonido del agua  cayendo entre las piedras relaja a cualquiera que se adentre en la espesura.
Volver sudada a casa y con las deportivas sucias, no tiene precio. 




domingo, 22 de enero de 2012

At last...Chuecatown!

Primera reunión de coaching en el trabajo. 
El coaching es una de las tantas cosas modernas que las empresas de hoy en día, grandes multinacionales y no tan grandes, hacen "para/por" sus empleados, en aras de llevar un control mayor y una especie de motivación extra. Lo que de toda la vida se ha llamado como veamos qué tal van los números y en qué te puedo apretar las tuercas, ¿pero motivando, eh?
También debería decir que el nuestro fue un coaching entre colegas, porque otra cosa no sé si habrá, pero el buen rollo nos sobra a puñaos. Tanto es así, que otro día más, hicimos gala de algo tan madrileño como "salir a tomarse una" después de currar. 
Calle Génova arriba, fuimos a parar a La Fábrica (Biermuseum), donde cenamos las consabidas salchichas alemanas con patatas. Doy fe que hay variedad: tablas de tríos, dúos, hot dog...
De ahí, caminito a Chueca previo paso por Malasaña. Y directamente, sin rodeos ni nada, al Delirio! 15€ de entrada con derecho a dos consumiciones y lo que se tercie.
Ubicada en la c/Pelayo, 59, el Delirio, es una discoteca de ambiente, y como he leído por ahí "DLRO LiveSe trata de una sala destinada al público gay y gayfriendly que surge como fuerte alternativa a las discotecas típicas del ambiente de la capital. La planta de arriba tiene un ambiente más tranquilo con una zona de sillones. La planta inferior, con música dance y los últimos éxitos disco, dispone de un amplio espacio"
Pues sí, el espacio era amplio, pero llegó un momento en que estábamos como piojos en costura. 
Parafraseo otra vez: "mucha estupenda en muy poco espacio". La Britney sonando, los podiums a rebentar, cola en el baño: de ambiente o no, hay cosas que suceden en casi-todas las discotecas, jeje. 
Me gustó :)






viernes, 20 de enero de 2012

La lista de Guinness

Allá por 1759, un señor llamado Arthur Guinness, que había fundado su fábrica de cerveza negra pocos años antes, decidió trasladarla a Dublín y empezar así la leyenda de esta "stout" tan rica y de sabor tostado!
La que escribe, seguidora de la Guinness (que no de la cerveza en general) decidió, desde que pisase tierras mesetarias, no dejar la sana costumbre de degustar esta maravilla. Y como de descubrir sitios nuevos va este blog, ahí va mi particular y práctica "lista de Guinness" para daros pistas de dónde beberla!
Nombraré los bares/pubs por orden de visita (no es ningún top 10):
-The Thirty Three. C/Clara del Rey, 33. Música acorde a lo que se sirve, y tapa de frutos secos/aceitunas. 
-Erte. C/Veneras. Música inexplicable para el lugar, que es como un bar de pueblo con parroquianos incluidos, pero bebiendo cervezas de importación de lo más exquisito. A dos tapas por pinta, a la tercera pinta, ya te dan las buenas noches y cierran por fuera, aunque dentro puedes quedarte hasta las 4 y pico.
-Moore's. C/Barceló, 1. Si insistes, el macizo/antipático camarero (ni idea si aun existe) te pone frutos secos con la pinta...si tiras el culín de la pinta al suelo y le toca fregarlo, te mira un poco mal, jeje.
-O'Connell's. C/Espoz y Mina, 7. Sin tapa con la pinta, pero con platos de salchichas con patatas bastante recomendables. A veces dan descuentos cerca de la entrada. Todo es ponerse.
-O'Neill's. C/ Príncipe 12. Si tapa. Los camareros son 50% autóctonos de las tierras verdes. Ni rastro de tapa, aunque puedes ir a ver el partido que sea, del deporte que sea, el día que sea.
-Dubliners. C/Espoz y Mina, 7. Al lado del O'Connell's. Con patatas rancias acompañando a las pintas. Creo que ambos son del mismo dueño...
Lo sé, lo sé...hay muchos más. Seguiré investigando!



                                                   





miércoles, 18 de enero de 2012

Día libre "en Valencia"

Extrañamente es miércoles y tengo el día libre (bueno, no tan extrañamente, ya que trabajé dos domingos seguidos...).
Así que ayer martes al salir del curro me puse el turbo para comprar y cocinar a mansalva, y tener totalmente mías las 24 hrs de hoy!
La exposición del Hermitage en Museo del Prado llamaba poderosamente mi atención, hasta que me enteré que los lunes se abre, y es gratis sólo ese día hasta fin del mes de enero. No fue difícil encontrar actividad sustituta: hace ya unos meses, y ante la perspectiva de dejar Madrid, me hice una lista de "cosas que hacer/ver en Madrid antes de marcharme". En ella figuraba también la visita al Museo Sorolla, y eso es lo que he hecho!
Joaquim Sorolla i Bastida (1863-1923) fue un pintor valenciano de grandes dotes perspectivas, pincelada fluida y veloz, y constante experimentación. Mundialmente conocido por los lienzos costumbristas que alberga la Hispanic Society de New York sobre las distintas provincias españolas, destacó particularmente en ser aquél quien captó como ninguno la luz de València.
La casa de Sorolla en Madrid, hoy Museo Sorolla, consta de dos plantas, con jardín de acceso, y tres estudios encadenados (cosa curiosa) entre otras estancias. En ella pueden verse desde sus muebles, libros y utensilios de pintura, hasta (obviamente) diversos de sus lienzos.
Confesaré que me he puesto a llorar levemente frente a las pinturas que aluden a la playa del Cabanyal, ylas cuales reflejan esa luz tan indescriptible y maravillosa de las playas valencianas. No me cansaré de decirlo: València tiene una luz especial.
Pañuelito en mano, he salido en dirección a la Gran Vía, para ver que se cocía en esta ya segunda semana de rebajas. Una desilusión tras otra: nada interesante en las tiendas vintage, las Midiru de Adidas ya no se fabrican, y la mejor tienda de ropa (para mí) de la capital ya no tiene línea femenina porque "no se vende", auch! Chicos, en vuestras manos queda, no la dejéis perder! 








viernes, 13 de enero de 2012

San Antón diurno

Primera reunión del año nuevo versus N. Esta vez, de tranqui y para contarnos cosas. 
Guapísima (y vintage) como siempre, viene a recogerme del curro, y Recoletos abajo vamos paseando hasta Chueca
Muy extrañamente, ni N. ni yo habíamos pisado aun el Mercado de San Antón (c/Augusto Figueroa, 24) y como a ambas nos lo habían recomendado, decidimos investigar.
Nunca, nunca, nunca he visto un mercado que parezca menos un mercado que este. Todo limpio, sin olores, sin gritos, sin "niña, ¿qué te pongo?". El Mercado de San Antón es pulcro y fashionista hasta rozar lo exagerado. La carnes más selectas, la bollería más francesa, el sushi más japonés, y la comida "to take away" más cool (y cara). Me ha dado la impresión, "paseando" entre los puestos, que da hasta lástima comerse según qué cosas, porque las tienen tan bien montadas que parece que vayas a joder el atrezzo, jijiji.
En la última planta, lo más "in" entre lo "in": terraza para tomarse un vinito o un copazo, con estufas y sillones muy modernos ambos.
Del mercado, hemos salido hacia el Diurno, café-videoclub-comida para llevar, situado en la c/San Marcos, 37. ¡Pero qué lugar tan lindo! infusiones para elegir, mojitos decorando el largo de la barra, películas para  alquilar y volver a casa con ilusión, y bocatas para acompañar al film. Ambiente acogedor, moderno, pero cercano. El Diurno es uno de esos lugares en los que entras para merendar y sales para tomarte ya el copazo y salir de fiesta, o en los que te quedas hasta contarte vida y milagros. 
Me despido con una expresión que oigo mucho últimamente, enjoy!